The reason

Una interminable música suena. No sabes cómo has llegado hasta allí. Es un espacio singular, con paredes de piedra parcialmente cubiertas por unas hojas rojizas las cuales no sabes de qué árbol crecen. Piensas, que es muy raro que haya vegetación en un sitio cerrado y fúnebre, ajeno de cualquier luz vitamínica.

De hecho, en el momento en que piensas en esta fuerza cósmica que te mantenía vivo, te das cuenta que, sin previo aviso, la ignorancia se ha apoderado de tu mente.

¿Entonces…?

Platón estaba en lo cierto, no ves nada claro sin esa energía, deseo del alma de todas las personas. Te miras en un espejo que aparece sin más en el techo del ya casual cuarto. No ves reflectada tu figura, sin embargo, puedes ver la misma imagen del suelo y la falta de sombras sensuales que habías amado anteriormente mediante la matemática.

Así pues, dando vueltas en círculos, decides salir de esa hermética eternidad y corres, corres que vuelas, hasta la hoja; ésa que por puro egocentrismo ha decidido ser negra…La saboreas, mientras tus papilas gustativas notan una emoción, más tarde un impulso nervioso, el alivio del conocimiento que devendrá el castigo humano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s